Fusión Fría

Fusión Fría es el término que se emplea para describir un proceso de fusión de núcleos a temperaturas muy cercanas a la temperatura ambiente, esta reacción genera un exceso de energía. Los principales elementos que se han empleado para este tipo de experimentos son paladio, litio, níquel, hidrógeno, helio y cerámicas conductivas.
La primera vez en publicarse este fenómeno fue en 1989 por los científicos norteamericanos Stanley Pons y Martin Fleischmann de la Universidad de Utah. Este descubrimiento causó mucha sensación en el mundo científico, pero al momento que otros quisieron recrear el experimento para verificar su validez no fue posible, por tanto fue catalogado como uno de los más grandes fraudes científicos.

El experimento de Fleischmann y Pons se basaba en unos electrodos de paladio sumergidos en agua densa o deuterio, con un pequeño impulso eléctrico la reacción obtenida era una mayor cantidad de energía que la que se había empleado para la reacción.
Más de 20 años pasaron, muchos científicos detuvieron sus experimentos, mientras que países como Italia, Japón, Alemania y Estados Unidos mantuvieron sus investigaciones con científicos particulares, excepto en EUA en donde la NASA y US Navy mantuvieron experimentos.

En la actualidad este fenómeno tomó un nuevo nombre: LENR o Low Energy Nuclear Reaction (Reacción Nuclear de Baja Energía) y quien lo trajo nuevamente a la vida fue el italiano Andrea Rossi con su dispositivo conocido como E-Cat o Catalizador de Energía.

El E-Cat emplea una reacción en base a la fusión de níquel, hidrógeno y un catalizador que aun es desconocido. Esta reacción produce grandes cantidades de calor, hasta 30 veces más que el impulso original y puede funcionar de manera autosustentable después de haber alcanzado un punto estable.

El invento de Andrea Rossi puede ser catalogado como de fusión fría ya que en la reacción que produce se desprenden pequeñas cantidades de rayos gamma que son manejados internamente en el núcleo del E-Cat. No produce ningún tipo de desperdicio toxico, sus residuos son el cobre y el helio.